Neuroablasión para la cadera…una opción más!

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Consiste en la pérdida del cartílago articular, la formación de osteofitos y la deformación de la articulación afectada.

¿Qué la causa?

Existen factores desencadenantes, como un traumatismo importante, y factores que aceleran la progresión de la artrosis, como la inestabilidad o la sobrecarga mecánica de la articulación. También existe una predisposición genética a padecer la enfermedad. La artrosis es habitual en articulaciones como la rodilla, la cadera, las articulaciones de las manos y la columna vertebral.

Una vez empieza el proceso degenerativo de una articulación es difícil de frenar, por eso a medida que se envejece la proporción de pacientes con artrosis aumenta. La artrosis también puede presentarse en pacientes jóvenes que han sufrido accidentes previos, intervenciones quirúrgicas o que presentan afectación secundaria a una enfermedad reumática.

Síntomas

La artrosis de cadera es frecuente,  se conocen dos tipos de coxartrosis:

  • Coxatrosis primaria o idiopática, de etiologia desconocida, se desarrolla en una cadera anatómicamente normal y suele ir acompañada de otras artrosis. Afecta en particular a las mujeres de más de 60 años.
  • Coxartrosis secundaria: de aparición más precoz, se deben a malformaciones congénitas estructurales (por ejemplo subluxación congénita de la cadera) o adquirida.

La artrosis de cadera se caracteriza por el dolor en relación con la actividad, sobre todo en la región inguinal, y la disminución de la movilidad de la misma. Además pueden existir crujidos y pérdida de fuerza en la pierna. Si es avanzada es habitual la cojera.

Algunos autores distinguen tres fases en el desarrollo de la coxartrosis:

  • Coxartrosis incipiente: fatigable, poco dolorosa salvo en casos de marchas o permanencias de pie muy prolongadas, con pocos signos clínicos y hallazgos radiológicos mínimos
  • Coxartrosis evolucionada: aparecen dolores en la región inguinocrural. El dolor es sordo y profundo, y se relaciona con los periodos largos de inactividad, con el estiramiento del aparato músculo–ligamentoso y también con la capsulitis y la sinovitis.
  • Coxatrosis final: el dolor provoca generalmente una contractura muscular de defensa, que aumenta la rigidez propia del proceso articular, lo que motiva la claudicación más acentuada de la marcha, y una reducción de la amplitud de los movimientos. Cuando se llega a esta etapa los enfermos se despiertan durante el sueño por el dolor simplemente al moverse en la cama.
    Además del dolor articular, el entumecimiento y el aumento de tamaño son los signos y síntomas constantes. 
    En esta fase se presentan cuatro síntomas fundamentales:

 

    • Signo de los aductores y abductores.
    • Signo del zapato: dificultad para calzarse normalmente, debiéndolo hacer por detrás
    • Dolor inguinal al comprimir el triángulo de Scarpa.
    • Conservación relativa de la flexión. 

Tratamiento

En los primeros estadios es bien tolerada. Sin embargo es en esta fase en la que las medidas conservadoras pueden ralentizar la progresión de la artrosis. Los consejos pasan inevitablemente por la modificación de la actividad y cambios en el estilo de vida para proteger sus articulaciones y reducir el avance de la enfermedad.

Ejercicio. Si regularmente hace ejercicios de alto impacto (como correr o practicar deportes competitivos), puede disminuir la tensión de su cadera sustituyéndolos por ejercicios de bajo impacto. Caminar, andar en bicicleta y nadar son buenas opciones de actividades de bajo impacto.

Pérdida de peso. Si tiene sobrepeso, perder tan sólo algunas libras puede marcar una gran diferencia en el nivel de tensión que soporta la articulación de su cadera.

Fisioterapia. Algunos ejercicios específicos pueden mejorar la amplitud de movimientos de su cadera y fortalecer los músculos de su pierna que dan soporte a la articulación. Los dispositivos de ayuda, como un bastón o insertos para calzado, también ayudan a disminuir la tensión de la articulación. Además, su terapeuta puede enseñarle a utilizar tratamientos con hielo y calor para controlar el dolor.

 

 Recomendamos también suplementos nutricionales de nutrientes del cartílago como la glucosamina o el condroitín sulfato. Existen estudios que demuestran una progresión más lenta de la enfermedad si se toman. Recientemente se ha descubierto otra medicina que puede actuar disminuyendo la pérdida de cartílago es la diacereína.

La viscosuplementación consiste en realizar infiltraciones con ácido hialurónico que actúan mejorando el “ambiente” de la articulación, actuando como un líquido sinovial artificial que nutre el cartílago y mejora el deslizamiento de las superficies. La cadera es una articulación rodeada de potentes músculos y poco accesible a la palpación, por ello las infiltraciones las solemos realizar bajo control de rayos X o Ultrasonido.

La terapia con factores de crecimiento derivados de las plaquetas o células madre podría ofrecer una mejora parcial y temporal de los síntomas, pero nunca una curación de la enfermedad.

Cuando la artrosis es avanzada, la deformidad severa, el dolor importante y el paciente no puede realizar una vida normal, es el momento de plantear la intervención quirúrgica.

INTERVENCIONISMO EN DOLOR DE CADERA

RECIENTEMENTE nuevas terapias se han ideado para el tratamiento del dolor en la artrosis de grandes articulaciones, una de ellas es el uso de la RADIOFRECUENCIA.

Este tratamiento , es una terapia que esta dirigifgda a ABLASIONAR O ABOLIR las ramos sensitivos o nervios  de las articulaciones, q transmiten el dolor. Esto se logra mediante la localización de pequeños nervios que anatómicamente son abordados  a través de  guía de imágenes radiológicas o ecográficas, mediante agujas, luego incorporada  un electrodo de radiofrecuencia que produce la interrupción de la transmisión nerviosa por calor de 80º durante 60 “ y por ese mecanismo ALIVIA EL DOLOR.

ESTE PROCEDIMIENTO  es realizado con anestesia local y con un caractar totalmente ambulatorio.

Su efecto puede ser prolongado, tanto como 3,6 meses y mas y puede ser repetido cuantas veces sea necesario.su efecto . no altera la posibilidad de una posterior cirugía ,incluso el reemplazo de rodilla o cadera.

En el caso particular de la articulación de la cadera el abordaje recomendado es en el nervio, femoral, obturador y ciático.

En Olkinam tenemos el equipo, y el personal médico capacitado para realizar este tipo de procedimientos.

Consúltanos!

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: